Marqués de Cáceres

Enrique Forner fundó en 1970 Marqués de Cáceres, Unión Vitivinícola, S.A., una alianza histórica entre una familia emprendedora dedicada al mundo del vino y los mejores terroirs y viñedos de la Rioja Alta.

Fruto de su larga experiencia en Francia y más especialmente en Burdeos con la propiedad de dos Chateaux, revolucionó el concepto del vino de Rioja con un modelo empresarial enfocado exclusivamente en la calidad. Una obsesión que hoy sigue siendo el leitmotiv de Cristina Forner, la cuarta generación de esta familia del vino.

 

D.O La Rioja y Rueda

Bodegas Marqués de Cáceres se localiza en Cenicero, a 20 kilómetros de Logroño y en el corazón de La Rioja Alta, la histórica subzona de Rioja que eligieron los negociants bordeleses en la segunda mitad del siglo XIX para garantizarse el abastecimiento de vino tras asolar sus viñedos la plaga de la filoxera.

Cenicero es uno de los grandes municipios vitícolas de Rioja, en las proximidades del Ebro y con un microclima y un suelo ideales para el cultivo de la vid. En 1790, Cenicero era el único municipio riojano que contaba con dos votos en la Real Sociedad Económica de La Rioja, creada para mejorar la comercialización de la producción vitivinícola, debido a que era la única localidad con una producción superior a 90.000 cántaras.

Bodegas Marqués de Cáceres controla alrededor de 985 hectáreas de viticultores de la comarca, con los que forjó una estrecha relación fundacional en 1970 y con unas relaciones comerciales que en la mayoría de los casos se mantienen con los viticutores originales o descendientes de éstos.

La Rueda se encuentra ubicada en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, con una altitud media de 750 metros, suelos cascajosos y pedregosos, con buena aireación y drenaje. Clima continental, temperaturas medias de 13 º C y una precipitación media anual  de 460 mm.

Se trata de la Denominación de Origen más antigua de Castilla León, remontándose a la Edad Media en donde las órdenes religiosas en los monasterios, la Castilla Medieval con sus importantes ciudades y el Siglo de Oro Español son los primeros  comienzos de reconocimiento y prestigio en sus inicios como  “vinos dorados  de Rueda“.

El viñedo alcanzó una plenitud de extensión a principios del siglo XX, pero tras el ataque de la Filoxera y el auge de otros cultivos más rentables como el trigo, se redujo la superficie de cultivo